Llámenos:+34-91-123-6087, Monday-Friday 9am-6pm
Llámeme 
W
Teléfono
W
Gracias por su pedido.

Le llamaremos en pocos minutos.

MonedaEuro
IdiomaEspañol
Enviar aAlemania
Llámenos:+34-91-123-6087
Menú
Buscar
InicioComprar Lingotes y Monedas de The Royal Mint

Royal Mint: la Fábrica de la Moneda más famosa del mundo

Las monedas de inversión de la histórica tradicional Royal Mint (Casa de Moneda británica) son todo un clásico desde hace décadas en el mercado. Las monedas de colección de la Casa de Moneda real británica también han gozado siempre de una gran popularidad debido a su sofisticado diseño y a sus clásicos motivos. Si usted también quiere ampliar su cartera de inversiones, su colección o ambas con monedas de una de las Casas de Moneda de mayor tradición del mundo, le recomendamos que eche un vistazo directamente a nuestra amplia oferta. Si tiene alguna pregunta, no dude en ponerse en contacto con nuestro personal en cualquier momento por teléfono o correo electrónico.

Comprar Lingotes y Monedas de The Royal Mint

(48 productos fueron encontrados)
Precio  
Metal
Tipo
Peso fino
Serie
País
Introducido desde
Mint
Nombre ↑
Page:
1
of
Per page:
24

Acuñando monedas desde hace más de 1.100 años




La Royal Mint es
una de las Casas de Moneda más antiguas del mundo aún en funcionamiento. Ya en
el año 886 se menciona por vez primera en un documento esta Casa de Moneda,
entonces conocida como London Mint (Casa de Moneda de Londres). Tras su
traslado a la Torre de Londres en el año 1279,transcurrieron aproximadamente
otros 260 años antes de que la Casa de Moneda adquiriese el nombre de
Royal Mint. En la década de los años cuarenta del siglo XVI se le otorgó el
monopolio de la acuñación de moneda del reino británico. Unos años más tarde
tuvieron lugar los primeros intentos de acuñación mecánica de monedas. Sin
embargo, no fue hasta la década de los años sesenta del sigo XVII que pudo
mecanizarse ampliamente la producción, mediante molinos de rodillos accionados
por caballos y prensas de husillos.



A la Royal Mint no
solo están vinculadas famosas monedas, sino también célebres personalidades.
Además de los monarcas británicos cuyos retratos decoran una de las muchas
monedas, cabe destacar al director de la Royal Mint entre los años 1699 y 1727.
El científico Isaac Newton, cuyas teorías revolucionaron nuestro entendimiento
de la física, dirigió la Royal Mint hasta el día de su muerte.



Como la ampliación
de las capacidades de la Royal Mint provocó conflictos con el ejército, que en
aquel entonces también se acuartelaba en la Torre de Londres, a partir de 1809
esta se instaló en un nuevo edificio. Tras una profunda reforma del sistema
monetario en 1851, a partir del año 1855 se construyeron sucursales de la Royal
Mint en distintas colinas del Imperio Británico, de las cuales surgieron dos
Casas de Moneda de gran relevancia: la Perth Mint en Australia y la Royal
Canadian Mint, en Ottawa. Poco antes de que finalizara el siglo XIX, en 1899,
la Royal Mint superó por vez primera el límite de 100 millones de monedas
acuñadas al año.



Durante la I Guerra
Mundial, los aviones alemanes llevaron la guerra a Londres y durante un ataque
murieron a cuatro trabajadores de la Royal Mint. No obstante, los destrozos y
las pérdidas pudieron repararse rápidamente para afanarse en servicios de
acuñación para el extranjero. Así, la Unión Soviética fue un importante cliente
de la Royal Mint. En el año 1922 se fundó el Royal Mint Advisory Comittee,
responsable desde entonces del diseño de las monedas, medallas y sellos.



La II Guerra
Mundial también supuso pérdidas para la Royal Mint. Durante un bombardeo, ocho
trabajadores resultaron muertos y los destrozos forzaron al Ministerio de
Economía Británico a construir una casa de moneda auxiliar en el condado de
Buckinghamshire, que estuvo en funcionamiento hasta el final de la guerra.



Pero la Royal Mint
también se recuperó con rapidez de estos contratiempos y en el año 1964
producía ya más de un millón de monedas al año. Siete años más tarde, el
sistema monetario británico, que hasta la fecha se basaba en el sistema carolingio, se
transformó al sistema decimal. Algunos años después se abandonaron las
dependencias restantes en Tower Hill y la acuñación de moneda se trasladó
completamente a Llantrisant, en el sur de Gales. El último cambio significativo
que ha experimentado la Royal Mint hasta la fecha tuvo lugar en 2009, con la
transformación a una entidad estatal de responsabilidad limitada.



La Royal Mint en la actualidad

Si consideramos su
rica historia, la Royal Mint es, en la actualidad, una de las Casas de Moneda
más grandes e importantes del mundo. Además de las monedas británicas de curso
legal y de inversión, aquí se acuñan monedas de colección, condecoraciones
civiles y militares y monedas de más de 60 países. Debido a su variado
espectro de tareas, el 15 % de la producción mundial de monedas le
corresponde a la Royal Mint. Estas enormes cantidades de producción solo pueden
llevarse a cabo con un productivo equipo de última tecnología. Así, la Royal
Mint no es solo un modelo en cuanto a diseño, sino también en lo que al modo de
producción y la calidad de acuñación de las monedas respecta. Sin duda, los
mejores requisitos para producir algunas de las monedas de inversión de mayor
éxito del mercado.



Una de estas
monedas es Britania, publicada por vez primera en 1987. Esta moneda está
dirigida, principalmente, al mercado británico. El motivo de la misma es la
diosa que le da nombre, a quien ya los romanos adoraban como diosa protectora
de su patria. En la actualidad, provista de escudo y tridente, representa a la
nación británica. Debido a su sofisticado diseño, esta moneda es muy apreciada
entre los coleccionistas, tanto en oro como en plata,
también fuera de las Islas Británicas.



La moneda más
importante de la Royal Mint y una autoridad internacional en el mercado de
inversión es el Soberano
de oro
. La historia de esta moneda se remonta al año 1489, cuando fue
acuñada por vez primera bajo el reinado de Enrique VII. En 1604 se acuñaron los
últimos soberanos «antiguos» y durante los siglos XVII y XVIII carecieron de
importancia. Con el «Great Recoinage of
1816
» (enlace en inglés), a partir del año 1817, el Soberano volvió a
utilizarse como moneda de curso legal. Fue en esa época en la que se introdujo
el diseño que se ha mantenido hasta la actualidad, ideado por Benedetto Pistrucci,
que representa a San Jorge, el matadragones. En la actualidad, la
representación de San Jorge el matadragones se considera la obra más famosa de
Pistrucci. En última instancia, el Soberano ha contribuido en gran medida a
esta fama. Sin embargo, un motivo de tal celebridad no podía impedir que la
finalización de la reserva de oro supusiese también el fin del uso del Soberano
como medio de pago habitual. Se utilizó como tal en Gran Bretaña hasta el año
1917 y en Sudáfrica incluso hasta 1932.



Posteriormente, en
1957 el Soberano experimentó un renacer como moneda de inversión. Desde
entonces goza de una gran popularidad entre los inversores debido a su larga
tradición y a la estabilidad de su valor. El Soberano es una de las pocas
monedas de inversión que no se pesa en onzas, sino que se fracciona en su valor
nominal en libras. Además del Soberano, también se acuñan el Medio
Soberano
y el Cuarto de Soberano.

Acerca de las cookies utilizadas en esta página web - Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia online. Para seguir visitando este sitio sin cambiar tus preferencias de las cookies, asumiremos que aceptas que las utilicemos.