Llámenos:+34-91-123-6087, Monday-Friday 9am-6pm
Llámeme 
W
Teléfono
W
Gracias por su pedido.

Le llamaremos en pocos minutos.

MonedaEuro
IdiomaEspañol
Enviar aAlemania
Llámenos:+34-91-123-6087
Menú
Buscar
InicioComprar Monedas de la Rand Refinery de Sudáfrica

The
Rand Refinery

Como territorio rico en yacimientos de metales
preciosos, Sudáfrica cuenta con más minas que la mayor parte de los restantes
países del mundo. Una unión de trabajadores de dichas minas tomó la decisión ya
en 1920 de fundar la Rand Refinery. Un año más tarde se finalizaron los
primeros edificios de la refinería. Hoy en día es la refinería y fábrica de
moneda más grande del mundo con sede en un solo lugar.

Comprar Monedas de la Rand Refinery de Sudáfrica

(16 productos fueron encontrados)
Precio  
Metal
Tipo
Peso fino
Serie
País
Introducido desde
Mint
Nombre ↑

Una
historia llena de cambios

En la actualidad, la Rand Refinery es una de
las fábricas de moneda y planta de procesamiento de metales preciosos más
importantes del mundo. Pero llegar a este nivel no siempre resultó fácil. Ya en
el año 1921, la London Bullion Market Association certificó la buena calidad de
repujado de los lingotes de 400 onzas de la Rand Refinery. Un paso
importante para una refinería de cara a colocar sus productos en el mercado. En
1967, el gobierno sudafricano encargó a la refinería la fabricación y el
desarrollo del proceso de compraventa internacional del Krugerrand. Doce años
más tarde, en el año 1988, debido a la política del apartheid, EE. UU. y
la Unión Europea impusieron al Krugerrand una prohibición de importación que estuvo
vigente hasta 1999. El comercio y la posesión de las monedas estuvieron
permitidos. Tras el fin del apartheid en 1990 y del embargo, nueve años
después, la Rand Refinery volvió a convertirse en una de las refinerías y
fábricas de moneda más importantes del mundo, y lo sigue siendo en la
actualidad. Encontrará más información sobre la historia de la Rand Refinery aquí (en inglés).

El
Krugerrand: la primera moneda bullion moderna

La función más importante de la Rand Refinery,
además de la producción de lingotes de los ricos yacimientos de Sudáfrica, es
la producción del Krugerrand, la que probablemente sea la moneda de oro más
apreciada del mundo. Su característico diseño con el antílope y el retrato de
Paul Kruger se ha convertido en un auténtico símbolo de las monedas bullion
modernas.



En el momento de su presentación en el año
1967, el Krugerrand fue la primera moneda de inversión moderna. Además de esta
particularidad, esta moneda sudafricana se distingue del resto de monedas de
oro de inversión por otros rasgos. Así, el Krugerrand no presenta ningún valor
nominal acuñado, a pesar de que la moneda es un medio de pago reconocido. El
valor de la moneda está correlacionado con el precio actual del oro. Por lo
tanto, no está determinado en un importe concreto, tal y como ocurre con los
medios de pago habituales. Además, el Krugerrand fue la primera moneda de
inversión en ser acuñada con un peso de una onza o de
fracciones de esta
. Pero su composición y color también hacen del
Krugerrand una moneda muy especial. El color se debe a la proporción
relativamente elevada de cobre que contiene la aleación de oro y que incrementa
la resistencia a los arañazos de la moneda. Debido también a la aleación, la
pureza del Krugerrand es de un 91,67 %, lo que se corresponde con un valor
de 22 quilates de oro.



En la actualidad, el Krugerrand es la moneda
de inversión con la que más se negocia del mundo. Los inversores emplean el
Krugerrand para diversificar su cartera y, para muchos aficionados a la
numismática, los distintos tamaños y años de emisión suponen un estímulo para
incorporar el Krugerrand en su colección. Por otra parte, el elevado grado de
adopción facilita también a los inversores encontrar a corredores e inversores
para la compraventa de sus monedas.
Acerca de las cookies utilizadas en esta página web - Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia online. Para seguir visitando este sitio sin cambiar tus preferencias de las cookies, asumiremos que aceptas que las utilicemos.